QUEDA PROHIBIDA LA AUTOCRÍTICA

Comienzo este artículo manifestando mi más rotunda y profunda condena al atentado acaecido en Barcelona el 17 de agosto, y el ataque terrorista de Cambrils de esa misma noche. Aprovecho también para expresar todo mi apoyo a Cataluña, y mis condolencias a las familias y amigos de las víctimas de este atroz acontecimiento. No nos amedrantaremos ante la barbarie, y no viviremos con miedo, estoy seguro de que este ataque nos unirá más, nos hará más fuertes y nos otorgará más seguridad.

Hoy-canto-por-esas-voces-que-habéis-osado-apagar-No-tenim-por-720x406

Transcurrida ya una semana desde la barbarie terrorista, y pasado el luto, hace falta echar una mirada retrospectiva, y hacer un ejercicio de autocrítica –siempre constructiva- que no se ha llevado a cabo durante estos días pasados por respeto a las víctimas, a los afectados, y no herir susceptibilidades. Sin embargo, a día de hoy hace falta comenzar ese ejercicio de análisis, sobre todo para afrontar posibles situaciones similares a la ocurrida.

Este análisis debe estar encabezado por la pregunta ¿qué hemos hecho mal?, o ¿qué debemos mejorar? El quién tiene la culpa no tiene ningún sentido, pues la respuesta está clara, la culpa únicamente reside en los terroristas que cometieron el atentado y en el Imán de Ripoll, quien usaba su posición religiosa para adoctrinar a estos jóvenes. No sirve de nada el discurso del Sacerdote madrileño Santiago Martín, ni sirve de nada la actuación llevada a cabo por el Alcalde de Alcorcón. El debate no está en eso. El debate está en qué hacer de cara a un futuro acontecimiento homólogo.

Es cierto que se recomendó al Ayuntamiento de Barcelona colocar bolardos tras los atentados de Niza por parte de Interior, y por la Policía Nacional en el mes de diciembre. Fue la Consellería de Interior la que, en aquel momento, rechazó esta medida porque no había ninguna amenaza concreta. Bueno, se prefirió no prevenir. En este sentido, la Consellería, a quien pertenecía esa competencia, erró al rechazar esta recomendación.

En cualquier caso, el Ministerio de Fomento, de nuevo con la negativa del Ayuntamiento de Barcelona, ha instalado bolardos frente a la Estación de Sants, al igual que muchos ayuntamientos que ya han decidido la incorporación de estos elementos restrictivos en sus calles. Este es el camino a seguir, aprender de los errores y corregir los fallos, y aunque los bolardos no frenen el terrorismo, al menos les eliminamos una opción de ataque, cosa que siempre es positiva.

Por otro lado, aunque se haya camuflado, el atentado se ha utilizado como propaganda independentista, llegando a haber una total desinformación e incomunicación entre Ministerio de Interior-Policía Nacional y Mossos d’Esquadra. La Asociación Unificada de los Guardias Civiles y el Sindicato Unificado de Policía han emitido un comunicado en el que denuncian el aislamiento a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la gestión del atentado de Barcelona, habiendo sido marginados de manera dolosa en la investigación con el objetivo de transmitir una imagen al exterior de un Estado Catalán autosuficiente. Y se consiguió. Se ha conseguido esa imagen de autoridades autosuficientes, por lo que felicito a los Mossos por su actuación, pero no debemos ir en este sendero, en el de la incomunicación y el del desprecio, sino en el camino de la unidad, las solidaridad y la cooperación, algo que nos haría ser más eficientes.

Finalmente, la prensa tuvo una actuación lamentable. Es lo malo que tienen las redes sociales, ese afán de ser el primero en publicar la exclusiva en twitter, o destacar, te hace publicar información no contrastada, precipitada, o emitir imágenes que se podrían, y deberían ,haber ahorrado. No soy un experto en las ciencias de la información, pero creo que la prensa debería mejorar este aspecto de cara al futuro, y es que en una situación tan controvertida, con tanta audiencia y con una trascendencia así, no se puede ir por delante de la información policial –en este sentido felicitar enormemente a los Mossos d’Esquadra- ni se deben emitir datos personales de una persona que ni si quiera aún se le ha vinculado con el atentado o se le ha declarado sospechoso. Espero que se consiga una mayor prudencia periodística y una mayor sensibilización.

Me resultó muy interesante la teoría de la estrategia del DAESH de eliminar la zona gris, la zona de coexistencia pacífica con musulmanes en Occidente. Esta estrategia consiste en fomentar la islamofobia con los atentados para que los musulmanes se sientan rechazados y sea más fácil captarles. Por lo tanto no debemos fomentar la islamofobia, sería el mayor error en el que incurriríamos, y este es uno de los factores que debemos tener muy en cuenta de cara a un atentado como este o situaciones similares, que no aumenten nuestro odio, porque se volverá en nuestra contra.

Tras la barbarie toca combatir el terrorismo, y no hay mejor manera de hacerlo que aprendiendo de errores, con unas instituciones unidas, informadas y conectadas entre sí en pro de un bien mayor como es la seguridad y el bienestar social, una comunicación que debe ir, incluso, a nivel internacional. Con una prensa comedida y prudente, y con medidas preventivas para limitar el campo de actuación terrorista. Pero sobre todo se combate con solidaridad y tolerancia, la que ha demostrado Cataluña y toda España estos días. Todos somos Barcelona, todos somos Cambrils, y no, no tenemos miedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s