EL NUEVO CENTRO

Nos acercamos a los dos meses de gobierno del Partido Popular y de Mariano Rajoy. Dos meses poco movidos con el debate de la reforma constitucional sobre la mesa, la fijación del techo de gasto o la subida del Salario Mínimo Interprofesional. Es gracias al Partido Socialista que el Gobierno está pudiendo sacar adelante medidas y realmente hacer función de Ejecutivo. Un Partido Socialista que sufre una crisis de liderazgo, pero que está demostrando, al menos desde su punto de vista, ser la oposición útil.

1480703290_976921_1480707746_noticia_normal_recorte1

El Partido Socialista se ha convertido en el nuevo centro de este país. Un centro que tradicionalmente siempre ha estado destinado a realizar una función bisagra. Por otro lado, estos partidos sinapsis históricamente han sido partidos liberales –no confundir con partidos que apoyan el liberalismo económico-, apoyando las libertades civiles y los derechos individuales pero sin desechar las instituciones. Tampoco hay que confundir la ideología con la denominación del partido; hay partidos que en ningún momento poseen el seudónimo “liberal” y pueden presentar las características liberales, y existen partidos con este seudónimo en el nombre y en ningún caso llegan a serlo como podría ser el Partido Liberal Austríaco actualmente en auge.

En este país únicamente ha gobernado el centro o partidos liberales en situaciones extraordinarias como podía ser la Restauración, con el turnismo de Cánovas y Sagasta. En esta época Práxedes Mateo Sagasta o José Canalejas, entre otros, líderes del Partido Liberal, consiguieron formar gobierno en este período. Más adelante, ya adentrándonos en la Transición, la UCD, un partido de centro y liberal, que consigue ser el primer Gobierno tras la etapa franquista con Adolfo Suárez a la cabeza. Pero esto son excepciones, tanto a nivel nacional como a nivel internacional; por ejemplo el Partido Liberal Demócrata en Gran Bretaña le dio el gobierno a David Cameron entrando en coalición en el Ejecutivo entre 2010 y 2015.

En este sentido, Ciudadanos había avanzado hacia la política nacional con el propósito de ser el punto de unión entre el Partido Popular y el PSOE, de ser ese partido de centro que equilibrara el conservadurismo y la socialdemocracia. Todo parecía vaticinar que fuera la formación naranja quien, con el PP en el Gobierno, ayudara a sacar adelante medidas, pero el protagonismo lo está teniendo el Partido Socialista, que si ya sorprendió con su abstención en la investidura de Mariano Rajoy, sorprende más aún como el PSOE se está convirtiendo en este tiempo de legislatura en el bastón de los populares.

Ciudadanos se ha visto totalmente eclipsado, quedando fuera del juego parlamentario. Al igual que Podemos, quien debería aprovechar esta moderación de los socialistas y este sometimiento al PP, para captar el sector descontento y más socialista del PSOE. Ahora bien, lo que parecía que iba a ser una legislatura ingobernable y que el multipartidismo y el pluralismo habían llegado a las Cortes, ha acabado siendo una colaboración bipartidista con los nuevos partidos fuera de juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s