HABLEMOS DE OTRA COSA: EL IMPUESTO DE SUCESIONES

Con la situación política estancada, y con los Juegos Olímpicos finalizados quedan pocas cosas que ocupen portadas. Pacto anticorrupción PP-Ciudadanos en negociación, y Pedro Sánchez y su Comité Federal anclados en el “no” a la investidura de Rajoy, e incluso a algo ficticio e inexistente: los Presupuestos. Llevamos varios días con esta coyuntura, y toca hablar de otros temas olvidados o que no poseen demasiada repercusión pero que merecen ser tratados y debatidos.

impuesto-sucesiones

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es un tipo impositivo que grava las adquisiciones gratuitas de las personas físicas. El Impuesto hace referencia a sucesiones, transmisión mortis causa, y donaciones, transmisión inter vivos. Es decir, es una tasa directa que habrá que abonar para recibir bienes y/o derechos de otras personas. La tarifa de este impuesto es aplicable dependiendo de la Comunidad Autónoma, por lo que cada Comunidad tendrá un tipo impositivo diferente.

El Impuesto se constituye en base al grado de consanguinidad de quien hereda distinguiendo entre: descendientes y adoptados menores de veintiún años (Primer grupo), descendientes y adoptados de veintiún o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes (Segundo grupo), colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes, y descendientes por afinidad (Tercer grupo) y colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños (Cuarto grupo). A mayor grado de parentesco, menor tributación, al igual que a mayor discapacidad, menor tributación. También a mayor patrimonio, mayor impuesto, así como, evidentemente, a mayor valor del bien a heredar, mayor impuesto.

Una vez explicado un poco en qué consiste el Impuesto, pongámonos en situación. Una persona posee una propiedad, y esa persona no tiene un gran patrimonio sino simplemente una buena casa que ha ido pagando a lo largo de su vida laboral con su sueldo. Esa persona fallece, y deja como heredero a su hijo, quien, al igual que él no tiene un amplio patrimonio. Imaginemos que la propiedad que le deja en herencia su padre se tasa en un valor de 100 mil euros, pues el hijo heredero se verá obligado a pagar 30 mil euros (la cantidad depende de la Comunidad Autónoma) para heredar una casa que su padre tenía completamente pagada. Además de esto deberá abonarlo en el plazo de 6 meses, que podrán ser prorrogados a 1 año, y pasado ese tiempo, el Estado embargará la propiedad y la pondrá a subasta.

Este Impuesto es una total injusticia y un auténtico fraude que utiliza el Estado para llenarse las arcas y explotar al contribuyente. Una propiedad que ha sido legalmente adquirida, y justamente pagada, debería poder donarse y heredarse sin ningún tipo impositivo, absolutamente sin ninguno, ni si quiera el madrileño que posee un 99% de subvención. Por lo tanto el legislador debería renovar la Ley 29/1987, y las correspondientes leyes autonómicas para que el Estado deje de desangrar al contribuyente con impuestos absurdos e injustos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s