LOBO CON PIEL DE CORDERO

Unidos Podemos, dueños del 15-M, quienes no creían en la importancia de los puestos si no que se afanaban por la inclusión de las minorías sociales en las políticas, quienes querían cambiar el sistema y acabar con el bipartidismo, son socialdemócratas. El partido que desde las Elecciones Europeas de 2014 está llevando a cabo una transversalidad desde la izquierda radical a la socialdemocracia pasando por no estar en el espectro.

57360efbb0f0f.r_1463167303099.0-719-1473-1477

Estos últimos días estamos escuchando a Pablo Iglesias y a miembros de Podemos proclamarse socialdemócratas, que ahora no son partisanos, son un ejército regular. Tácticamente nos encontramos ante unas declaraciones muy acertadas, dado que, una vez apoderados de Izquierda Unida, Unidos Podemos ocupa toda la parte de la izquierda que deja el Partido Socialista, por lo que la autodefinición de socialdemócratas va a hacer que conserven el electorado que ya tenían, sumado al que intentan y pudieren arrebatar al PSOE. Por lo tanto es evidente que la intención es la de superar al Partido Socialista y ser el partido hegemónico de la izquierda, usurpando al PSOE su electorado.

Por otro lado, una vez adulada la decisión táctica de Unidos Podemos, llegamos a la crítica. El partido ha experimentado un desplazamiento en el espectro impulsado por la idea de conseguir el mayor número de votos y alcanzar el poder. Muchas veces se ha calificado a Ciudadanos como un partido catch all (atrapalotodo), pero quien verdaderamente merece este calificativo es Podemos, cuyo único objetivo es ganar las elecciones y conseguir el mayor número de votos posible, un objetivo que está muy por encima de la pureza ideológica del partido; y otro síntoma de que este partido sí merece el calificativo es que este fenómeno experimentado les está llevando a una convergencia ideológica hacia el centro, tratando de ganar votos incluso fuera de  los grupos sociales a los que representan. Esta transversalidad debería ser enjuiciada por su electorado, quien debería percibir el constante cambio en el ideario de Unidos Podemos y la perpetua mutabilidad de su discurso.

Esta transversalidad está creando rencillas y divisiones dentro de la formación, como la producida con la llegada del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que el líder Pablo Iglesias se ha reunido con él, mientras Alberto Garzón, por su parte, criticaba su llegada y tachaba la visita de interesada y nos denominaba colonia norteamericana. Izquierda Unida, un partido con el mismo seudónimo con el que se representa su ideario y que representa su ideología histórica –más aún contando con el PCE dentro de su coalición- se ha visto inmerso en un pacto que acarrea una pérdida de identidad y un menoscabo de políticas dirigidas a un sector social concreto, por lo que estoy convencido de que las declaraciones de Pablo Iglesias sobre el final del Blitz, y el comienzo de la socialdemocracia, no han sido bien recibidas en el sector de Izquierda Unida de Unidos Podemos, quienes probablemente no están dispuestos a renunciar a una pureza ideológica diferenciada y característica por el mero hecho de ganar votos.

Ha salido también la noticia de que Iglesias propuso incorporar al exjefe del JEMAD a la dirección de Podemos. José Julio Rodríguez fue como número dos por Zaragoza en las listas de Podemos del 20-D, no consiguiendo entrar en el Congreso, por lo que para evitar esto el partido le colocó como número uno por Almería, escaño que perdió Podemos este 26-J, por lo que nuevamente se quedó sin entrar en la Cámara Baja. Esta decisión de incorporarle a la dirección, sumado a que su puesto de número uno en las listas por Almería también fue a dedo, denota un enchufismo dentro del partido que resta democratización de la que tanto presumían.

En conclusión, estamos ante una formación que carece de lo que presume, un partido que busca la consumación de una transformación a una ideología política como la socialdemocracia etiquetada por ellos mismos como vieja, con el propósito de dominar la izquierda en este país. Habrá que ver cómo cala este discurso en la sociedad, quien sigue colocando al verdadero socialdemócrata casi en el centro del espectro, PSOE, y a Unidos Podemos casi en la extrema izquierda, por lo que va a ser muy difícil quitarse el estigma ganado desde la creación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s